Cuando la señal de tv que llega a nuestro domicilio falla o cuando no conseguimos sintonizar con la emisora de radio que nos gustaría, no siempre debemos culpar a nuestro operador de telefonía. Son muchas las veces en que se trata de un problema de mantenimiento de las antenas a nivel colectivo, a lo largo del edificio. Por eso, siempre es importante contar con un buen servicio técnico, como nuestro instalador de antenas en Pozuelo.

Vivir en común nos obliga también a mantener una serie de servicios conjuntos, que es importante no descuidar, pues afectan directamente a nuestra calidad de vida. Y es que tener una señal en perfectas condiciones requiere de una instalación realizada con la máxima profesionalidad y con la distribución correcta en función de las características propias de nuestra comunidad de vecinos.

La señal de nuestra casa depende directamente de la señal de nuestro edificio, y es independiente del tamaño de nuestra instalación particular, cuando el número de antenas individuales supera al permitido. Hablamos entonces de las antenas colectivas, que son infraestructuras de comunicación que permiten que una señal llegue a diferentes domicilios, y cuya instalación y mantenimiento corre a cargo de toda la comunidad.

En ese caso se requiere de una estructura adecuada, que sortee los obstáculos que puedan impedir el correcto funcionamiento de las antenas y que asegure la máxima calidad de señal a todas las viviendas, cuando se trata de comunidades de vecinos, y a todos los comercios en el caso de centros comerciales o grandes superficies. De esta forma, si la señal no es igual para todos, se debe optar por un amplificadorPero, además, debemos tener en cuenta las posibles causas de una mala señal, que no es, necesariamente una tormenta más fuerte de lo habitual.

Además, en Symcober te recordamos que toda instalación debe garantizar también el acceso a los distintos operadores de telefonía, que distribuyen también la señal de televisión y tener en cuenta su cercanía con diferentes señales para asegurar un funcionamiento óptimo. Porque un buen mantenimiento de las antenas nos permite aprovechar al máximo los servicios de radio y televisión actuales.