En todo edificio hay una serie de equipamientos comunes, como las antenas, en los que no se suele pensar demasiado porque se mantienen impasibles en un sitio discreto, prestando un servicio cotidiano tal y como han hecho a lo largo de los años. Por descontado, este efecto perdura hasta que ocurre un imprevisto o anomalía que trae una desagradable sorpresa a los vecinos y obliga a solicitar la reparación de antenas en Pozuelo. A veces esta circunstancia sirve para poner de relieve las consecuencias del descuido hacia el mantenimiento periódico de estos equipamientos.

Solo con pensar en el hecho de que las antenas se encuentran instaladas a la intemperie, sin ninguna protección en particular, podemos hacernos una idea de algunos de los factores de deterioro a los que están expuestas. Por ejemplo, sus anclajes pueden deteriorarse a causa de los efectos del viento o corroerse con la humedad, sobre todo si no han sido correctamente impermeabilizados, por lo que es necesario revisar regularmente su estado para prevenir los riesgos de desprendimiento que entrañaría una rotura. De igual modo, algunos materiales como los cables exteriores de distribución de la señal deben ser reemplazados cada varios años. Y a nadie se le escapa que la propia orientación de la antena debe ser puntualmente comprobada para evitar un desvío gradual.

La revisión deberá tener en cuenta tanto los elementos mecánicos de la instalación como sus componentes eléctricos, pero también la comprobación práctica de su funcionamiento, lo que incluye la medición de la calidad y ganancia de señal. De esta manera, se podrá identificar cualquier tipo de anomalía que pueda afectar a la calidad del servicio o bien a la vida útil de la instalación.

A nadie le hace gracia quedarse sin televisión, y mucho menos afrontar los gastos derivados de una reparación o sustitución de una antena que haya sufrido una avería seria. Por eso desde Symcober insistimos en la conveniencia de contratar un servicio de mantenimiento regular como el que nosotros proporcionamos, que es la mejor solución para controlar el desembolso y evitar complicaciones en el contexto de una comunidad de propietarios.